No hay pruebas claras de que el humo de la marihuana liberado a través de la nariz sea malo. Sin embargo, se sabe que exhalar por la nariz expone la cavidad nasal al mismo daño que se produce en los pulmones y en la boca.
Vaporizar las hierbas es una forma de conseguir los beneficios de las plantas, aquí tienes unos ejemplos: