como hacer tinturas

como hacer tinturas
La tintura es un método para extraer los principios activos de una planta por medio de la maceración en alcohol etílico o etanol. Y si hablamos de tinturas de cannabis, estamos ante uno de los métodos más saludables de beneficiarse de los efectos terapéuticos de esta planta. A diferencia de otras técnicas para preparar ingeribles de marihuana, no requiere ningún tipo de destreza, no hay riesgo de incendiar la cocina ni quemar la comida.

Para hacer una tintura de marihuana, lógicamente necesitaremos marihuana, unos 40 gramos de cogollos o unos 60 gramos de resto de manicura. También necesitaremos alcohol, podemos optar por cualquier bebida alcohólica o licor. Brandy, ron, vodka, whisky… cualquiera de ellos cumplirá la función de diluir los tricomas, así que mejor opta por alguno por el que sientas preferencia. Y por último, un bote de cristal de boca ancha y cierre hermético.

Metemos la hierba en el bote, añadimos todo el contenido de la botella (750-1000ml), cerramos el bote y agitamos con energía. Durante mínimo un mes, dejamos el bote macerando en un lugar oscuro y fresco, agitando todos los días un poco y de manera suave. Pomos ver como día a día el alcohol se va oscureciendo e incluso como pequeñas glándulas de resina flotan en el líquido. No es bueno tener prisa y dejar que macere al menos durante 30 días.

Pasado este tiempo, sólo queda pasar esta maceración a un recipiente, pasándolo previamente por un colador. Como ya lo siguiente es dejar evaporar el alcohol, usaremos un bol, cuenco o similar, que cubriremos con un paño limpio para que no se contamine con impurezas. De nuevo recurrimos de un lugar oscuro y fresco, ésta fase es más rápida y en unos 4-5 días, removiendo todos los días un poco para facilitar la evaporación del alcohol, ya tenemos nuestra tintura lista para envasar.

La textura que buscamos es líquida, si dejamos reposar demasiado antes de envasar, cada vez irá adquiriendo una mayor densidad. Como la mejor manera de consumirla en el gotas sublinguales, tendremos que conseguir una textura que facilite la dosificación con el gotero. En cualquier farmacia puedes comprar estos pequeños recipientes, siempre será mejor optar por botes de 30-60 ml, a la hora de conservarlos es preferible abrirlo lo menos posible. Así hasta que termines uno no comenzarás con otro, y tranquilamente contarás con 400-500 ml de tintura.

Para conservarla, optaremos por la nevera. Aunque éstos botes con gotero están fabricados con vidrio oscuro, no cuesta nada meterlos todos en un recipiente de plástico opaco para protegerlos aún más si cabe de la luz. En estas condiciones nos puede durar varios meses sin ningún problema y sin perder sus propiedades. Y por supuesto comparte, seguro que conoces a alguien al que le pueda venir bien esta tintura, los beneficios de la marihuana están más que probados en multitud de dolencias. 1 gota cada 12 horas puede evitar tener que recurrir a otro tipo de fármacos.

En cuanto a las dosis, conviene siempre comenzar por muy poca cantidad, y esperar al menos 60-90 minutos. La marihuana ingerida tiene unos efectos muy retardados, con lo que llegar a pasarse sin ser consciente puede llegar a ser muy común. Aunque nadie se morirá por una sobredosis de marihuana, sí que puede llegar a pasarse realmente mal. Empieza por una o dos gotas y espera, en muy poco tiempo sabrás qué dosis se adapta a tus necesidades.